Neuromarketing: los consumidores se quedan en pañales ante la publicidad

Adentrarse en la mente del consumidor es el mayor deseo de los marketeros. Y, lo cierto es que cada vez es más difícil saber lo que siente hacia una marca o producto pues sus comportamiento son muy cambiantes.

Es por ello que, en los últimos años el llamado neuromarketingha aumentado en popularidad postulándose como una herramienta muy útil para conocer cómo reacciona realmente el público ante las marcas.

Para comprobar qué siente el consumidor ante un estímulo determinado, Ogilvy&Mather Publicidad, de la mano de la reconocida empresa de estudios de mercado Ipsos, ha desarrollado un estudio de neuromarketing para “acceder” directamente al cerebro y separando lo que verdaderamente ocurre en la cabeza del consumidor de lo que dice.

Este estudio se ha desarrollado a través de un diseño secuencial monádico, con una muestra de hombres de entre 35 y 44 años. Se han utilizado las técnicas de neurociencia Eye-tracking y Electroencefalograma para medir respuestas inconscientes a partir de la activación de las distintas zonas del córtex cerebral. Estas respuestas son más rápidas, espontáneas y veraces que cualquier otra.

Así, los resultados del estudio demuestran que los primeros segundos son fundamentales, tanto para captar la atención como para activar la zona del sistema límbico, que es donde residen las emociones.

Esto hace que al espectador le guste lo que está viendo, le genere placer y atención. En esos segundos iniciales, cuanto más rápido se incremente la pendiente de la vinculación, más intenso será el flechazo.

La música es otro de los elementos esenciales cuando se trata de impactar en el público. Así lo refrenda el estudio que, midiendo el engagement que tenía un mismo spot para Iberia con diferentes melodías alternativas, halló que cuando la música juega un papel importante en el desarrollo de una campaña hay que apostar por música hecha ad hoc.

Es decir, cuando forma parte de la idea creativa, los niveles de vinculación que se registran son muy superiores a cuando la música es más general y sin ninguna intención ni mensaje.

Por el contrario, en aquellos spots en los que la música no juega un rol fundamental, la conclusión sería que no es necesario invertir en una música ad hoc.

Pero en ocasiones, la utilización inteligente del silencio es un buen recurso para ganar atención y en este sentido puede ser un buen aliado. Una buena administración de los silencios puede favorecer notablemente la atención del público y la eficacia de la comunicación en una campaña.

Además, según la neurociencia, nuestro cerebro tiende a la comodidad y a lo rutinario y el estudio revela que, cuando se trata de logos, la atención se concentra en los estímulos más simples, porque son los que resultan más fáciles y rápidos de interpretar.

Por lo tanto, cuanto más simple era el logo, más atención recibió por parte del cerebro, registrado por una mayor activación en el córtex del lóbulo occipital.

De esta manera, los logos más sencillos, más básicos y con menos elementos, llamarán más la atención: lo simple puede resultar más eficiente.

FUENTE | MARKETINGDIRECTO